martes, 2 de marzo de 2010

Carnaval limeño

Debido a que he estado y continúo mal, no pude colgar a tiempo lo que escribí el año anterior. Pensé colgarlo el domingo veintiocho, último día de carnaval, sin embargo aquí me tienen publicándolo, rezagado. El primer párrafo es solo una breve introducción.

Veinticuatro departamentos tiene el Perú, allí hallamos muchas y disímiles costumbres o tradiciones que a pesar del tiempo continúan en pie. Una de las tradiciones es el carnaval. Tradición exultante que de acuerdo al lugar la celebración varía, por ejemplo en Cajamarca —departamento en que es casi su símbolo— los disfraces, la chicha de jora, las guitarras, comparsas, corsos, bailes, el suculento caldo de cabeza son algunos de los matices de su gran fiesta. En cambio, en Lima, aunque hace menos de un siglo el festejo era de manera decente con lujosos bailes de disfraces y reinas de belleza, hoy parece que aquel recodo histórico ha sido totalmente clausurado por este vendaval que la nueva juventud ha ido imponiendo.

Globos llenos de agua son lanzados cual proyectiles hacia cuerpos de limeños y limeñas, carnaval tiene la culpa, tardes rebosantes de risas y de gritos, ¡qué tienes imbécil anda moja a tu mamá!, baldes de agua (no siempre limpia), mójale mójale mójale, ¡si me mojas yo te remojo!, talco que por lo general termina cayendo más en la ropa que en el rostro, ya ya ya ya agárrala agárrala, pobre de ti si me tocas baboso, manos manchadas de betún o colorete con deseos de incitar la venganza, ya te cagaste te voy a dejar zamba, el propósito es divertirse, báñate aunque sea por carnaval cochino, la edad o bien ayuda o bien dificulta, ¡no juego con mocosos!, chisguetes de todos los tamaños y de todos los alcances (manguerazos, pistolas, metralletas, misiles de agua), ya carajo no me mojen, yo mojo peor, estúpido estoy refriada, no se moja a los hombres huevón, no me entres con tu ropa mojada vas a trapear todo lo que mojas, no jueguen con agua se van a enfermar, nunca faltan las madres escandalosamente preocupadas, quién te ha mojado carajo acaso su papá me va a dar un sol para las pastillas por mí te dejo muriendo pa’ que aprendas, pal’ calor pe’ vecina, anda moja a tu mujer viejo prostático, siempre habrá un sincero pretexto para renegar, ¡qué rico para jugar no carajo? qué rico para jugar ¡como si tú lavaras!, no gasten mi agua que he juntado para bañarme, recién he almorzado no juego no juego, pajero no le cayó, ya te quiero ver cuando te saquen la mierda, no sube el agua arriba, en algunas vecindades puede faltar la madre escandalosa no obstante es infaltable el vecino jodido pero que tiene toda la razón, vayan a jugar en la puerta de su casa no vengan a fregar aquí la paciencia, no dejemos de lado a los niños que mami pa’ jugar carnaval, te dicho que no entiende, en la puertita nomas ya pe ma’, no, mami y Rodrigo cómo juega, es que su mamá no lo quiere, mami ya pe, no carajo...

Agua es vida, no desperdiciarla.

Segundo domingo de febrero de 2009

AZAÑA ORTEGA

7 comentarios:

César Antonio dijo...

Qué dominio de diálogos Moisés, buenísimo. El tema es bastante fresco -claro, si se trata sobre los carnavales-. A mi me encantaría presenciar aquel suntuoso carnaval celebrado en Cajamarca. El año pasado tenía planeado ir allá con Ángela, Verónica y unos amigos más, sin embargo el plan declinó para no cumplirse. Por otra parte, sobre esto de los carnavales, recuerdo que cierta vez en una conocida avenida de San Juan de Miraflores había una señorita, muy bien cambiadita ella, esperando el microbús en el paradero, cuando en eso aparecieron dos tipos que la acecharon con globos de agua ocultos en las espaldas. Al ser vistos por ella se esfumaron. Cuando la chica se sintió tranquila de pronto de la nada aparecieron nuevamente los tipos para maliciosamente mojarle con los globos de agua la entrepierna y el trasero. Sé que esa señorita debe detestar por siempre estos carnavales limeños.

Bueno, te cuento además que yo tampoco estoy publicando debido a que extrañamente el blogger me impide editar. Espero que eso se arregle pronto. Si sabes por qué suceden esas cosas sería grandioso que me lo hagas saber.

мαyяoрolis dijo...

Yo nunca he tenido la oportunidad de asistir a un carnaval.
Y la verdad no sé como definir esos festejos, es una fiesta la vida?, a tu país? tu lugar? o que?
En ese caso, con cada acto de nosotros mismos que traiga felicidad, es buen motivo para nunca dejar de festejar :)
Saludos ;)

SIN CALZÓN dijo...

Yo tampoco aún he podido ir al carnaval cajamarquino, espero que para el siguiente pueda. Me cuentan que el ayacuchano también es fenomenal. Ya tendremos oportunidad de ir, no dicen que la esperanza es lo último que se pierde. Por cierto Ángela conocerá al revés y derecho acerca de estos días por Cajamarca. En fin, con respecto a lo del blogger, tú sabes que lo único que sé es colgar estas cosas, después nada.

Qué tal Mayropolis, siempre un gusto que estés presente.
El carnaval, con tal que traiga felicidad, como dices, que sigan los festejos.

Saludos.

Moisés AZAÑA ORTEGA

Henry dijo...

Esos chibolos hijos de... su madre, no respetan que uno vaya en bus, bien sentado y escuchando musica, y zammm que te revientan un globo.

por cierto, al carnaval que si quisiera ir es al de Rio de Janeiro.

Mamá Botija dijo...

mmm... y donde estan los mentados calzones al viento?

Sonia. dijo...

como sea, si tu nos explicas se entiende perfectamente el contexto de la publicacion, aunque este a destiempo,te quedo muy bien...esta muy interesante.


jsjja, cambiaste tu imagen de encabezado... jajaja no la habia visto, esta increible.. jajaja, me hizo reir mucho!


oye respecto alo que me preguntaste es muy facil con el programa de photoshop, primero dibujas el garabato que quieras y lo guardas, poniendo la imagen que quieres, pones lo que se llama otro lyer encima que es el de la firma y no es necesario que lo hagas cada vez, solo tienes que ajustar el tamaño por si la imagen es mas chica o mas grande para no se vea desproporcionada.

sino tienes ese programa, no se exactamente cual sea otra manera de hacerlo, pero te lo investigo y seguro lo encontramos,y te lo cuento. yo lo hago asi.
te dejo un abrazote

SIN CALZÓN dijo...

También quisiera ir al de Río, Henry, sería estupendo. Algún día iré, pero primero tendré que asistir, por lo menos, al cajarmaquino, al ayacuchano y al ancashino. Y no creo que en esos sitios tiren sus calzones al viento, aunque si lo hacen, magnífico. ¿Calzones al viento? Usted, señor, señora o señorita Botija tirará los calzones al viento, si le sobra alguno, obséquieme. También esperaré el recado de la siempre agradable Sonia, oye gracias por la respuesta, y qué paja que te haya gustado la imagen al punto de hacerte reír mucho. Asimismo, bacán que te haya parecido interesante el texto. Continuaremos comunicándonos por esta vía palabrera.
Saludos, continúen con sus sueños pero en la vida, no en la cama.

Moisés AZAÑA ORTEGA