lunes, 29 de junio de 2015

MEDIANOCHE


1. Medianoche. Domingo. Mejor dicho, ya es lunes. Dos semanas desde que se presentó “DOMUS” y me sigo preguntando cómo registrar este recuerdo, qué palabras podrían ser las indicadas para empezar. Ninguna. O todas. De momento, estoy en el cuarto de mamá, sigue despierta viendo cómo Aquiles enfrente a Héctor. A ella le gusta mucho las películas épicas y a veces por ahí suelta algún adjetivo, sobre todo cuando lastiman un caballo o cercenan cuerpos.

2. Haciendo un paréntesis: he recibido la invitación (el reto) de mi profesor, amigo y cantautor Óscar García, el Curandero, para lo de la Red Literaria. Este juego consiste en escribir durante 4 días y a la par invitar a otros (no se me ocurre quiénes podrían ser los felices desdichados, tampoco con qué texto podría empezar, quizá todos estos renglones podrían fungir como el primero).

3. Debo aceptar que esta madrugada tampoco registraré detalladamente los recuerdos tanto de El Virrey como de la Caslit. Sin embargo, antes que pase más tiempo, vuelvo agradecer a la banda Lupanar que esa noche me salvó la vida durante mi ausencia, pues no llegué tarde como se esperaba, llegué mucho más tarde. Fue una tardanza histórica, hay que decirlo. También estoy agradecido con los de Enfoque Sabatino quienes cubrieron el evento, con Rubén Quiroz quien hizo los comentarios que Bel anotó con precisión de alumna aplicada, con Jhonny a cargo de la presentación, con Amélia que me volvió acompañar, con Lourdes, Ivonne, Karen y Katya y sus estupendas fotografías, con Rosell y nuestra resurrección de Ánfora Vocal, con el niño Mateo sentado en la primera fila, muy atento, que preguntaba a su padre cada vez que no entendía alguna palabra, y con todos los que fueron y tuvieron la amabilidad y la paciencia de esperarme. La acogida, también esta vez, fue genial: el auditorio de la Casa de la Literatura estuvo lleno, y eso siempre se agradece. Espero colgar pronto algunas fotos y decir, como el narrador de fútbol en esta Copa América, “hablan las imágenes”.

4. He subido a mi cuarto. Mamá ya está durmiendo rico. Mamá se llama Enriquetta y no sabe que este viernes 3 de julio estaré leyendo algo del “DOMUS” en la 1era Feria del Libro Independiente de Barranco. Las lecturas más o menos serán a partir de las siete, pero el evento empieza desde las diez y va hasta las penúltimas consecuencias. Serán 3 días de locura (3, 4, y 5 de julio) en la Plaza Principal de Barranco. Imposible que se lo pierdan. Aquí las páginas del programa:

5. Es inevitable: mi vida consiste en postergar mi vida. Eso de que el presente es lo único que tenemos conmigo no encaja a la perfección. Yo, más que presentes, tengo pasados que ordenar y futuros que no comprendo. Nunca me ha ido muy bien con los adverbios temporales, por más que he repasado una y otra vez mis libros de gramática. Lo mío, diría, son los pasados que se postergan. Al menos eso siento esta noche de invierno en que escribo con bividí y con las ventanas cerradas. Me pregunto qué estará haciendo a esta hora mi viejita.

moisés AZAÑA

viernes, 26 de junio de 2015

TUBOS, EL OLIMPO PERDIDO


¿Qué no ha pasado en Tubos? En Tubos ha pasado de todo y todo ha pasado por Tubos. Desde el primer día que llegué a San Marcos hasta los primeros días de todos los cachimbos de hoy y de pasado mañana. Tubos, un pequeño rincón en la jungla sanmarquina. El antiguo paraíso perdido tomado por los estudiantes y por los no tan estudiantes. El lugar predilecto de enamorados y de solitarios. El pequeño Olimpo de las chupetas a morir y de los oscuros amoríos ahorradores, donde los nómades se reúnen para pecar o para construir otros mandamientos. Donde siempre hay una guitarra desafinada o nuevos poetas cantando a la desesperanza o a otras ficciones. El territorio rechazado por muchos, vilipendiado por algunos, enaltecido por otros, va según mi pobre constitución geográfica, desde la espalda de Letras hasta la espalda de lo que es la clínica universitaria. Tubos, podríamos decir, es la espalda del mundo. 

(Luego, si el tiempo me lo permite, seguiré escribiendo; ahora haré rápido algunas cosas a ver si alcanzo ir al menos un rato al evento de hoy). 

moisés AZAÑA



lunes, 15 de junio de 2015

ROSTRO SOL


La furia del amor

La furia de lo que no ha sabido protegerse como quien se protege sin sol sin heroísmo sin nada más que aquello que lleva encima su piel y su hambre y su rabia mal puesta y la cara es un demonio sagrado que nuestra carne la única que tenemos no ha podido establecer jerarquías

abril 2015
moisés AZAÑA ortega

sábado, 13 de junio de 2015

lunes, 18 de mayo de 2015

DESIERTO


agosto 2014

nos conocimos y fuimos desierto
las palabras eran huecos
sustitutos de huecos
nuestros estilos invadían silencios
                                           con otros silencios
si algo estaba perdido
éramos nosotros
  
   nunca nos dimos los dedos
   caminar por las plazas todavía no era prohibido
   
   nuestra historia solo tuvo fin
olvidos rechazando olvidos
olvidos criando víboras en peceras verdes
      del techo de tu abuela se miraba mejor la playa
      ¿bailas?
      que no sea conmigo
    es tarde
  y la noche es el pecado
   con que terminó esto que nunca tuvimos la fuerza de empezar
  ya ves
 yo te dije
y tú no me hiciste caso

moisés AZAÑA ortega

sábado, 9 de mayo de 2015

miércoles, 6 de mayo de 2015

EL CAMINO IMPOSIBLE


agosto 2012

Estoy sentado en mi cuarto
Hay un libro al costado
Varios libros a mi costado
Debo salir
Ir a pedir un efecto de guitarra
Mañana tendré una performance poética
Y todos me verán
Y todos aplaudirán
Y luego vendré a casa
Pero antes habré bailado
Después seguiré yendo al inglés
A la universidad y al trabajo
Con los poco tiempos libres y los nada libres
Intentaré escribir un poco
Como ahora
Y así pasará mi vida
No sé hasta cuándo
Escribiendo palabras que digan océano
Naufragio abismo
Desastre terrible soledad
Y cosas así
Por estos días son mis palabras
Me iré muriendo
Seguiré escribiendo
Seguiré con este dolor de no poder hacer lo que quiero
Estará siempre allí mamá
Y mi imposibilidad de dejarla
Mi imposibilidad de irme de casa
De intentar ese sueño de verano
De locuras de promesas de viajes de no regresar jamás
Tendré que seguir y mamá también
Si hemos llegado hasta acá
Por qué no podremos seguir hasta más allá
Mañana recitaré poemas que aún no me he aprendido de memoria
Mañana recitaré y como también soy mortal
Cierta ansiedad
Cierto temor me van a ir invadiendo
Debo ir ahora a la casa de Javicho
Me prestará su efecto
Mañana iré violento
Un poco de pisco tal vez
Y entregaré todo mi adentro
Por un segundo
Los cinco diez o quince minutos
Que duren
Ahora debo bañarme
Como todos los días
El baño disciplinado de afuera
Y tengo tantas ganas de unas ganas de no moverme
Y de unas terribles ganas de bañarme por dentro
Y de seguir escribiendo el día entero
Escribir y escribir hasta terminar un libro
Varios libros
Antes lo he intentado
Antes acumulando meses lo he logrado
Para corregir se necesita vidas enteras
Pero esto de escribir al menos un día entero en mi vida
Es tan imposible como que Clío se casara conmigo
Imposible
Por estos días
Y no sé hasta cuándo
No sé si algún día pueda
Realmente
Dedicarme a lo que quiero
Debo colgar cartones en el techo
Las paredes los certificados los currículos
Esta es la vida
Qué huevonada de vida
Qué huevona la vida
Trabajar es dinero
Dinero es vida
Vida es trabajar
Ahora vamos con otro modus
Por algo no estudié Lógica
Trabajar es la vida
La vida es una mierda
Es una mierda trabajar
En fin
Debo dejar este poema para más tarde
Debo bañarme
Y en invierno cuesta tanto

moisés AZAÑA ortega


el sound track:



-la felicidad es una pequeña casa en la que no entran los hombres-

moisés AZAÑA ortega

la reflexión:

martes, 5 de mayo de 2015

EL ÚNICO CRIMEN PERFECTO


enero 2015

Seños de las manos olvidadas, espero que este epíteto no imponga ningún gesto negativo en tu único rostro. ¿Alcanza a ser un epíteto esto? Debo repasar, aunque a mí me baste con pasar. Yo y mis jueguitos de lenguaje, qué aburrido y predecible que soy caray. A propósito de único rostro, hoy me he dado cuenta que mi rostro es otro. En serio. Me miro al espejo una y otra vez y veo que ese rostro que me mira no soy yo mirándome. Una vaina así. Las cicatrices, me digo, la barba, me excuso. Feas cicatrices, por cierto, feas e incurables. Qué puedo hacer, la ley de la vida. Bueno, también de la noche y del dulce abandono de los amigos. O algo así. No me quejo, al menos puedo escribir, como dices. No podía esos días en que te envié mensajes a tu celular cual musa. ¡4 días en cama!, ¿te imaginas? Tú no lo imaginas, lo vives. Y ahora te comprendo mejor. Me bastaron esos días para darme cuenta cuán importante es la salud, más que el amor, por supuesto. Y no me contradigas, por estos días en que mi soledad es una buena compañía sería un crimen erigir la importancia del amor y así, de repente, empezar con las duditas. Ya para dudas he tenido a muchos filósofos. Si no pregúntale a nuestro amigo de las mil y un dudas. 

Señor de las manos cautivas, hoy pensé que era jueves y resulta que es viernes sangriento. Me quedaré en casa, sin embargo, me quedaré y empezaré a extrañar desde mi más tonto corazón a mi última chica y, de paso, a la penúltima. Mi última chica, a propósito, lleva el nombre de Artemisa, aunque no lo creas. No es bueno pensarla, tú sabes, por ahí empieza el crimen perfecto. El único crimen perfecto es el del amor. ¿Ya ves lo que empiezo a decir? Mejor cambiemos de tema. La verdad no puedo conversar de nada en este momento porque mi hermosa viejita me está llamando  debo dejar esto para más tarde o para otra vida. Espero que si es en otra vida, siga siendo esta. 

moisés AZAÑA ortega