domingo, 7 de febrero de 2010

Objeto inútil

En casa se guardan aquellos objetos inanimados que hacen nuestra vida menos compleja. Un artículo encontrado por ahí, divide a estos señores objetos en tres grandes categorías: los que sufren averías, los que se pierden y los que no funcionan. Yo, si fuera un objeto, sin dudarlo pertenecería a las tres.

Septiembre 2009
AZAÑA ORTEGA

5 comentarios:

Gabriela Parra dijo...

Cómo seriamos de objetos?

Sufriendo averias a cada rato supongo, de esos que no son de marcas conocidas, o que de nuevos de plano ya no funcionan, y de perdernos? tratariamos de escondernos bien para no encontrarnos. Suena como algo que somos.

Somos objetos? nos averiamos, nos perdemos, y cuando queremos, no funcionamos.

Saludos señor Moisés. Aún espero su respuesta.

César Antonio dijo...

En mi niñez tenía un muñeco sin brazo que se suposo que debería hablar, pero no hablaba (estaba averiado, por lo tanto tampoco no funcionaba). Puede ser un poco gracioso y casi patético que jugara con um muñeco sin brazo; me bastaba con usar la imaginación para DARLE VIDA.

Cuando se perdía vaya falta que me hacía. No podía culminar sus aventuras (aventuras imaginarias de las que yo era autor, composoitor, director) perdiéndose por ahí. Se había hecho importante. Pasaba mucho buscándolo.Si lo encontraba se volvía a extraviar. Se perdió por fin definitivamente cuando crecí.

SIN CALZÓN dijo...

Sufrimos averías por montón, lo peor es que a veces o no lo reparamos bien o no se reparan jamás. Y no me olvido de la deuda, Gabriela. / Tú tenías un muñeco sin brazon y sin vida (sin esa vida falsa, plástica, aparente), yo en cambio les dejaba sin vida por querer salvar su vida, por querer sanar la avería. La historia es larga. El tiempo y el espacio corto. Ya te lo contaré por escrito o por habla.

AZAÑA ORTEGA

Henry dijo...

A mi se me perdió mi Muñeca System.

SIN CALZÓN dijo...

Hmmff... Ya lo presentía, Henry Baylycito.

AZAÑA ORTEGA