sábado, 25 de diciembre de 2010

No se debe culpar a Dios porque es de tontos culpar a lo inexistente.

octubre 2010
AZAÑA ORTEGA

2 comentarios:

César Antonio dijo...

Dios no existe, pero la Navidad sí.

SIN CALZÓN dijo...

De lo que no se conoce, mejor callar. Si no preguntémosle a mi compadre Wittgenstein.

AZAÑA ORTEGA