domingo, 20 de diciembre de 2009

-Si Dios o Alguien nos pagase por vivir, 
nuestra vida sería menos desdichada pero también menos sabrosa-

Agosto 2009
AZAÑA ORTEGA

3 comentarios:

César Antonio dijo...

Si me pagasen por vivir no tuviera derecho a morir.

Hombre Extraño dijo...

Deberían pagarnos por morir...


[SABROSA... no sé por qué esta palabra me remite a un peruanismo (como calato, bacán o tantas otras), pero consultando el DRAE me doy con la sorpresa de que es un término proveniente del latín... cosas que pasan]

SIN CALZÓN dijo...

César, si te pagasen por vivir, podrían dejarte de pagar para que sigas aquí, entonces morirías. / Tuve mucho problema en dejar esa palabra, Hombre Extraño, en realidad no me convencía (aún no me convence) pero me parecía que era la que más se acercaba a lo que yo quería decir. En cuanto a que sea de origen latino, no me sorprende mucho —tenemos tantas palabras heredadas de esa lengua primitiva hablada en Lacio—, pues en el curso de Latín me maravillé lo suficiente. En cambio «calato» es bien cholo, bien nuestro, bien paja: «Del quechua “cala”, desnudo. Persona que está desnuda...». (De algo me sirvió el libro que obsequiaron cuando ingresaban a la conferencia de Lingüística). Por otro lado, no me gustaría que me pagasen por morir, no porque sería en vano la paga, sino porque simplemente no me gustaría.

AZAÑA ORTEGA